domingo, 24 de febrero de 2008

Diez razones para odiar San Valentín

Diez razones para odiar San Valentín

1. Si no tienes novio/a te sientes un bicho raro. Si de por sí el mundo parece diseñado para parejas, el 14 de febrero es como un indicativo luminoso que te dice que no hay sitio para ti.

2. Y además te encuentras la bandeja de entrada llena de spam con el asunto “¿Otro San Valentín sin pareja?” anunciando sites de esos de conocer gente. Y tú piensas que, irremediablemente, te vas a morir solo/a.

3. Cuando tienes novio/a resulta que sólo por eso tienes que participar en una celebración que siempre te ha parecido una gilipollez para que los demás no piensen que eres raro/a o que “algo va mal” en tu relación.

4. Si no lo tienes claro o no habéis hablado de celebraciones ni regalos sí o regalos no: no sabes si regalar, ni qué comprar, ni cuánto gastar… Son demasiadas probabilidades de cagarla como para dejarlas todas escapar.

5. También puede cagarla tu novio/a y regalarte algo espantoso que te horrorizará pero tendrás que fingir que te encanta para no romperle el corazón.

6. Siempre hay algún gilipollas que te pregunta qué te han regalado. Y que te mirará con pena si le respondes “nada” o “un disco de Luis Miguel”.

7. Si el día 14 te pilla en medio de una bronca, tienes que aparcarla porque en San Valentín hay que quererse mucho y es un mal rollo estar de mal rollo.

8. Y seguro que al día siguiente ya no te acuerdas del por qué de la discusión. Y a mí eso me joroba mogollón.

9. No hay forma de encontrar mesa en ningún restaurante de la ciudad.

10. Es imposible hacer como si no estuviera. San Valentín lo sobrevuela todo y la tele, la radio, las tiendas y las cursis no van a dejar que te pase desapercibido.

Así que, por ese rollo de “si no puedes vencerlos, únete a ellos”, tomo prestado el cetro de la cursilidad de Misia (que ya se le está oxidando por falta de uso), y paso a buscar el bright side of Valentine’s Day.

Cinco razones para amar San Valentín (para diez no da)

1. Que es una razón tan buena como cualquier otra para regalarse cosas, ¡y los regalos molan!

2. Todo se llena de corazones rojos, ¡y los corazones molan!

3. Las firmas de ropa interior sacan modelitos especiales de San Valentín de lo más resultón.

4. Siempre hay bombones rulando por la redacción. ¡Chocolate!

5. Puedes ser todo lo cursi que quieras, que no vas a llamar la atención.

1 comentario:

Jessy dijo...

Hola amor
ps yo ame este 14
por que me regalaste
el osito de mis sueños
mi nelo adorado

Te amo Mi vida
<3

Me encanta tu blog
pero me encantas
más

tuuuuuuu!